¿Nadar en las arenas egipcias o relajarse en los baños ptolemaicos?

Egiptologia, todo sobre egipto Todo sobre Egipto: faraones, pirámides, curiosidades, cultura, Tutankhamon, historia, turismo

 

La relación del hombre con el medio acuático ha empezado desde muy temprano. Los vestigios que tenemos reportan a una vasta diacronía temporal que se extiende desde el Paleolítico hasta los días de hoy.

Belloch, Soriano y Aparicio (2011: 52) justifican el desarrollo de la relación entre el ser humano y el agua como una manera de sobrevivencia que permitió “encontrar alimentos, materias primas, escapar de enemigos o emigrar de unas tierras a otras e, incluso, cabe la posibilidad de que se introdujeran en el agua por placer”.

No debemos olvidar aún la importancia simbólico-religiosa que las comunidades siempre atribuyeron a los manantiales y a los cursos de agua como manifestaciones de una divinidad suprema o de una deidad especifica, especialmente cuando han percibido que el agua les daría miles de oportunidades.

La entrada del hombre en el agua y el acto de nadar es más antiguo do que muchos pueden imaginar. Avramidis (2011: 357) señala que, en función de la sociedad en causa, la iconografía existente demuestra que la actividad natatoria evidenciaba el estatus de los individuos representados:

Dependiendo de la sociedad, el arte ilustraba que la habilidad en nadar indicaba un estatus socioeconómico alto o bajo.

En algunas representaciones artísticas, el conocimiento de la natación iba acompañado de la capacidad de bucear desde acantilados altos o en aguas profundas, contener la respiración bajo el agua y demostrar una gran resistencia física.

El uso del agua asociada al baño, como habito o costumbre, nasce unida a la mitología, a la religión y a la medicina. Practicado por ricos y plebeyos, por hombres y mujeres, en público o en privado (Orrego, 2010: 57), el baño surge como una manera de mantener el cuerpo limpio y de asegurar la higiene personal de cada uno; al mismo tiempo, va ganando una faceta lúdica y de relajamiento.

Artículo: Cláudia Barros

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.

2021-09-28

¿Nadar en las arenas egipcias o relajarse en los baños ptolemaicos?

La relación del hombre con el medio acuático ha empezado desde muy temprano. Los vestigios que tenemos reportan a una vasta diacronía temporal que se extien

egipto

es

¿Nadar en las arenas egipcias o relajarse en los baños ptolemaicos?

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

¿Nadar en las arenas egipcias o relajarse en los baños ptolemaicos?

 

Top 20