Compartir

El Centro de Documentación y Museo Textil de Terrassa (Barcelona), expone hasta el próximo 23 de julio de 2017, una muestra fotográfica de los trabajos de excavación llevados a cabo por la Misión Arqueológica de Oxirrinco.

El Yacimiento Arqueológico de Oxirrinco, la antigua Per-Medjed , está situado en el pequeño pueblo de El-Bahnasa, a unos 190 km al sur de El Cairo y a unos 50 km de Minia, distrito al que pertenece este enclave. Fue la capital del XIX Nomo del Alto Egipto y su importancia vino determinada en gran medida por su emplazamiento geográfico, que lo situaba en una de las principales vías de acceso a los oasis del desierto occidental, y por las ventajas de un puerto fluvial El Bahr Yussef, un brazo del río Nilo.

El nombre de este sitio viene dado por el pez Oxirrinco, Oxyrhynchos en griego. En Época Helenística este animal se convierte en el símbolo de la ciudad siendo venerado por sus habitantes. Según la leyenda, este pez se comió la única parte del cuerpo de Osiris, una vez descuartizado por Set, que Isis necesitaba para engendrar a Horus.

Las primeras noticias modernas que tenemos de Oxirrinco nos vienen dadas de la mano de Vivant Denon, miembro de la expedición científica que Napo león Bonaparte organizó en Egipto en el año 1798.

A finales del siglo XIX y principios del XX los papirólogos Grenfell y Hunt, no sólo descubrieron un vertedero con miles de papiros, escritos en su gran mayoría en griego, y en menor medida en latín, copto y árabe, sino que también llevaron a cabo un estudio arqueológico de la zona, levantando planos de las tumbas de el Imperio Nuevo, Época Ptolemaica y Época Romana, así como de un gran edificio que podría corresponder a un teatro excavado posteriormente.

A partir de la Primera Guerra Mundial y como consecuencia de la construcción del ferrocarril comenzaron a realizarse los primeros saqueos en Oxirrinco, hasta que a comienzos de los años veinte, arqueólogos como Petrie y Breccia, iniciaron diversos trabajos arqueológicos cuya finalidad era salvaguardar el importante patrimonio histórico de esta zona.

En 1982, el entonces Servicio de Antigüedades de Egipto , se hizo cargo de este yacimiento. En 1992 se constituyó una Misión Mixta integrada por éste y por la Universidad de Barcelona,   que pasó a depender de la Universidad de Barcelona desde hace algunos años. Desde este momento, la dirección corre a cargo del Dr. Josep Padró Parcerisa.

Artículo: Sara López Caiz / Moisés González Sucías.

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.