Cuando aquel noviembre de 1922 el arqueólogo británico Howard Carter (1874-1939) pronunció la frase que lo inmortalizó: ’’Veo cosas maravillosas’’, ni él mismo era consciente de la magnificencia del descubrimiento que acababa de hacer. Ante sus ojos y durante 9 temporadas de excavación pasaron más de 5000 piezas correspondientes al ajuar funerario de un faraón del Antiguo Egipto, el joven Tutankamón que vivió a finales de la célebre dinastía XVIII (circa 1321-1311 a. C.)

97 años después, en 2019, regresa a Madrid (ya la pudimos ver en 2010-2011) la exposición “Tutankhamón, la tumba y sus tesoros”, que nos ofrece un recorrido diferente e innovador, y nos transporta a 1922 para ver la tumba tal y como Carter la descubrió, gracias a la recreación de las 3 cámaras principales de la sepultura, así como a una serie de réplicas de piezas destacadas del tesoro del joven monarca.

Los objetos, más de 1000, han sido realizados con el mayor de los esmeros por artesanos egipcios a partir de fotografías del hallazgo y de los propios objetos originales, y permiten al visitante convertirse en un espectador privilegiado y poder participar de la emoción del descubrimiento.

La exposición, propiedad de SC Exhibitions, se encuentra duplicada, por lo que siempre hay dos muestras viajando por el mundo. En estos momentos aparte de en Madrid, se encuentra expuesta también en Budapest hasta el próximo 1 de marzo.
En Madrid se halla ubicada en el “Espacio 5.1” de IFEMA, y está dividida en 4 ámbitos bien diferenciados que podríamos identificar como: contexto general, audiovisual, reconstrucción de la tumba y exposición en sí.

Artículo: José Antonio Moya Vargas

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.