Considerado, el mas pequeño de todo Egipto, en el templo de Deir el-Haggar, que significa monasterio de piedra, podemos encontrar, en la antigüedad de sus paredes de piedra arenisca las representaciones de la triada tebana: Amón, Mut y Khonsu, hechas grabar por los emperadores romanos del siglo I d.C.

El lugar se llamo antaño: El Lugar del regreso a casa (Set-whe), también fue dedicado al dios de Farafra, Seth y a la deidad Thoth, ordeno su construcción el emperador Nerón, cuyo cartucho podemos ver en sus paredes. Añadiendo registros posteriormente Vespasiano en el santuario, Tito añadió el pórtico y Domiciano decoro la entrada principal. La ultima inscripción esta datada en el siglo III d.C.

Debemos destacar y debería ser objeto de nuestras preferencias en la visita poder ver el techo astronómico del santuario, ahora en el exterior, restaurado. Intentar identificar a la diosa Nut, al dios Geb, en el centro Osiris como constelación de Orión, incluso poder encontrar una esfinge que representa al dios Tutu. Este cielo astronómico se lo debemos agradecer al emperador romano Adriano.

En 1990 se creo una iniciativa llamada Dakhleh Oasis Project, con la participación del consejo Supremo de Antigüedades Egipcio, con la intención de restaurar este templo cubierto por las arenas durante siglos, el resultado lo podemos contemplar en nuestra visita.

Artículo: Bartomeu Egea Resino

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.