Compartir

En una inscripción biográfica en la tumba de Herkhuf (Dinastía VI) gobernador de Elefantina se relatan varias expediciones a un territorio denominado Yam, de donde volvió con una serie de regalos suntuosos y exóticos. Trajo consigo pieles de leopardo, marfiles, plumas de avestruz, ébano, huevos, entre otros productos. Probablemente las expediciones fueron llevadas a cabo con el deseo de explorar la región. En consecuencia, se estableció una ruta caravanera. Sin embargo, no mucho después las noticias sobre Yam desaparecieron de los textos. En un principio se pensó que podría tratarse de una leyenda, de un mito. Sin embargo, los expertos han debatido mucho en relación a su ubicación, llegándose a un acuerdo mayoritario que emplazaba este reino en Nubia, en las cercanías de Kerma, por tanto en Sudán.

En 1923, Ahmed Hassanian Bey, un explorador egipcio, encontró en las montañas de Uwienate un conjunto de pinturas rupestres. Como consecuencia, denominó aquel asentamiento como “el oasis perdido”. En 2007, el aventurero maltés Mark Borda junto al guía Mahmoud Morai se internaron en los valles de Uwienate, en los extremos del desierto líbico, y hallaron pinturas prehistóricas al lado de jeroglíficos. En dichos jeroglíficos se detalla la existencia de un reino llamado Yam, cuyo emplazamiento pudo ubicarse, con bastante certeza, en Sudán o al sur de este país, plausiblemente en Chad.

En las montañas de Uwienate, en el desierto líbico, célebres por contener grabados neolíticos y pinturas rupestres se descubrió también una inscripción faraónica que resultó ser de Montuhotep, a quien dos personas traían productos de sus respectivos territorios. Uno de ellos trae consigo un órix y procede de Tekhbeten, mientras que el otro, tal vez porte incienso, y procede del país de Yam. Esta inscripción se convirtió en referente fundamental para localizar la posición de Yam, relevante para determinar hasta qué zona del interior de África penetraron los egipcios de la antigüedad, y para evaluar la fuerza y la superficie de los territorios nubios durante el Reino Antiguo.

Artículo: Julio López Saco

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.