El Ministerio de Antigüedades de Egipto comenzó el pasado mes de diciembre, el traslado de cuatro esfinges del templo de Karnak, ubicado en la ciudad de Lúxor, a la plaza de Tahrir, situada en el centro urbano de El Cairo. Se trata de una medida que no ha sido bien recibida entre los círculos turísticos y arqueológicos de Lúxor.

Según ha informado Egypt Independent, la acción se enmarca en el proyecto de mejora de la plaza Tahrir, que incluye la decoración del espacio con diferentes elementos arqueológicos, como un obelisco faraónico o las cuatro esfinges de Lúxor.

A este respecto, los círculos turísticos y arqueológicos de la ciudad denunciaron que están despojando a la urbe de su patrimonio. Mohamed Qenawy, miembro de la Cámara de Turismo y Empresas de Viajes de Lúxor, señaló que la reubicación de las esfinges y otras estatuas tendrá un impacto negativo en este enclave egipcio. Al mismo tiempo, consideró que reunir estos artefactos en un mismo lugar los hace más vulnerables a las pérdidas y daños.

En esta misma línea se manifestó el director del Centro de Estudios, Diálogo y Desarrollo de Lúxor, Mohamed Abo Saleh, quien instó al Ministerio de Antigüedades a revisar su decisión. Desde el citado departamento, por su parte, insistieron en que las esfinges trasladadas forman parte de las 60 que están ubicadas detrás del primer edificio del templo, aclarando así que no proceden de la Avenida de las Esfinges que une los templos de Lúxor y Karnak.

Abo Saleh, a su vez, señaló que los residentes de la ciudad estaban enfurecidos por el despojo de 122 objetos, entre los que figuran algunas posesiones de Tutankamón, de los museos o templos de Lúxor, a lo largo de 2018. Y es que los ciudadanos apostaban por crear un museo que mostrara nuevos hallazgos arqueológicos, no por perderlos.

Actualmente, también se especula con el traspaso de estatuas al Gran Museo Egipcio durante el año 2020, cuando está prevista su apertura, entre las que se encuentran algunas del Templo de Lúxor descubiertas en 1989.

Artículo: Tourinews