Compartir

Pasión por el Egipto faraónico

En el marco del 25º Aniversario de la Fundación Arqueológica Clos, la exposición ”Pasión por el Egipto faraónico. 200 años de coleccionismo en el Museo Egipcio de Barcelona” está formada por más de un centenar de piezas del fondo de la colección permanente del museo y de documentos de la Biblioteca Jordi Clos Llombart.

Desde hace años se realiza un riguroso seguimiento de las piezas para poder reconstruir su historia más reciente. El resultado ha sido muy fructífero y lo suficientemente relevante como para realizar una exposición que muestre al público la universalidad del interés por el antiguo Egipto a partir de la experiencia y el patrimonio del Museo Egipcio de Barcelona; algunas de las piezas expuestas acumulan 200 años de historia en el mundo del coleccionismo, pasando de mano en mano hasta incorporarse en el fondo permanente del museo.

La exposición permite descubrir de cerca a una cincuentena de coleccionistas privados, varios museos y algunos de los anticuarios y casas de subastas con más prestigio y tradición. Personajes desconocidos para el público en general y otros más mediáticos como Rodolfo Valentino, Terenci Moix, Lord Carnarvon o la familia de Winston Churchill, estuvieron vinculados de una u otra manera con las piezas que se exponen. Algunas de éstas provienen de instituciones egiptológicas tan emblemáticas como el ”Pitt Rivers Museum” de la Universidad de Oxford o el ”Museum of Fine Arts de Boston”, así como de excéntricos personajes de principios del Siglo XIX que dejarán de fascinarnos por su extravagante personalidad pública. Conoceremos de cerca los motivos de muchas pasiones por Egipto, los medios que hicieron posible desarrollarlas y sus resultados.

La exposición incluye una presentación visual que recoge los momentos más importantes de la vertiente coleccionista de Jordi Clos, con una selección de las obras que año tras años se han ido incorporando que muestran como de una pasión personal se crea uno de los museos más emblemáticos de la ciudad de Barcelona.

¿Qué tenía en común un general nazi que aseguró que la victoria final de Hitler ya había sido pronosticada por Nostradamus con una bailarina americana? ¿O una fabricante de corsés y el último pirata del Mediterráneo? ¿O un mago norteamericano y un deportista holandés que ganó la regata más dura del mundo? ¿O un ultra-reaccionario presidente del Comité Olímpico Internacional con un encantador de serpientes sueco que aprendió taxidermia en Barcelona? Todos estaban unidos por su obsesión por el coleccionismo de objetos egipcios.

El Antiguo Egipto ejerce una gran fascinación sobre mucha gente. La expedición de Napoleón a Egipto fue un fracaso espectacular a nivel militar, pero activó el interés de los europeos por los faraones y su realidad. Desde entonces, la egiptomanía no ha hecho más que crecer y miles de coleccionistas se han interesado en obtener las más preciadas piezas de aquella vieja cultura.

Ahora, el Museo Egipcio de Barcelona, analiza a los coleccionistas que habían tenido anteriormente las piezas de su fondo.

Artículo: Museu Egipci de Barcelona / Moisés González Sucías

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.