El Papiro de Ani es la versión más conocida del Libro de los Muertos . Se calcula que fue escrito durante la dinastía XIX hacia el año 1300 a. C. y, entre todos los textos del Libro que se han encontrado, es el que tiene el mayor número de capítulos, todos decorados con dibujos que explican cada paso del juicio de Osiris.

Es uno de los mayores papiros que nos han llegado, ya que mide casi 26 metros. Forma parte de los fondos del Museo Británico desde 1888, cuando lo descubrió cerca de Luxor el Dr. E. Wallis Budge, agente de compras del museo, en una tumba de la dinastía XVIII.

Se compone de 6 secciones de aproximadamente 8 metros cada una. El material está compuesto por tres capas de papiro procedentes de plantas de hojas de 1 metro de diámetro. Las diversas longitudes se han unido con gran cuidado y las reparaciones e inserción de nuevas piezas (placas 25 y 26) se han realizado con destreza.

Cuando se encontró originalmente, el papiro era de un color claro, similar al del papiro de Hunefer , pero se oscureció tras ser desenrollado, y algunas secciones se han encogido ligeramente.

Los egiptólogos están de acuerdo en que fue escrito por tres escribas, ya que tiene grafías diferentes aunque de la misma escuela: la cofradía de Deir el-Medina, con las lustraciones obra de la misma mano, algunas de ellas copias entre sí. El nombre de Ani aparece con una escritura diferente e intercalado en espacios en blanco, por lo que puede ser la persona que lo compró.

Forma parte de la llamada ‘‘versión tebana’’ del Libro, con capítulos sin orden fijo. (Desde la dinastía XXVI hasta la época ptolemaica se usó la ‘‘versión saíta’’, con un orden fijo).

Está compuesto por tres láminas de papiro, pegadas entre sí, y dividido en seis secciones de entre 1,5 y 8 metros de longitud cada una. El texto ocupa 23,6 metros. Estaba enrollado y sujeto con una banda ancha de papiro.

Artículo: Sara López Caiz

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.