Compartir

La exposición permite adentrarse en la figura de Osiris, profundizando en la vertiente mitológica y ritual de este primigenio rey de Egipto, justo y sabio como ningún otro. Dentro de las creencias egipcias, Osiris protagoniza un mito primordial que lo convierte en la deidad que muere y resucita, al tiempo que le vincula con la fertilidad y la vegetación.

Su cruel asesinato motiva la confección de la primera momia, a merced de la que se querrán reflejar los faraones de la historia de Egipto. En el imaginario egipcio, Osiris se convierte no sólo el dios del Más Allá, sino también “el Ser que permanece perfecto” por haber vencido el caos, el desorden y la muerte.

Estatuas, amuletos, estelas, ushebtis y cetros forman parte de esta colección de piezas que conforma la muestra y de entre las que destaca una de las últimas adquisiciones del Museo: un sarcófago de madera de época ptolemaica.

La exposición ‘‘Osiris. Dios de Egipto. El ser que permanece perfecto’’, podrá visitarse en el Museo Egipci de Barcelona del 9 de marzo al 30 de junio de 2016.

La muestra está formada por piezas originales de la colección de la Fundació Arqueològica Clos, creada en 1993 por iniciativa de Jordi Clos, hotelero y coleccionista barcelonés apasionado por el antiguo Egipto. Incluye piezas inéditas como por ejemplo un sarcófago de madera pintada de época ptolemaica, del siglo III a.C., perteneciente a Unnefer, “el ser perfecto”, precisamente uno de los nombres que recibió Osiris.

Artículo: Moisés González Sucías

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.