Compartir

Conocido comúnmente como Museo Egipcio de El Cairo, custodia en la actualidad, la mayor colección de objetos procedentes de la antigua civilización egipcia. Posee más de 270.000 antigüedades clasificadas de diferentes periodos de la historia del valle del Nilo: Tinita, Imperio Antiguo, Imperio Medio, Imperio Nuevo, Tercer Período Intermedio, Período Tardío, Helenístico y Romano, destacando sobre otras instituciones, no solo por la cantidad, sino también por la importancia y calidad de las piezas conservadas. Más de dos millones y medio de personas visitan el museo anualmente.

El edificio se encuentra en el centro de El Cairo, en la plaza Tahrir. Fue encargado por Abbas II Hilmi, al arquitecto francés Marcel Dourgnon, quien lo proyectó en estilo neoclásico. Fue diseñado con una planta en forma de “T” para permitir posteriores ampliaciones, y esta dividido en dos pisos, contando además con unos amplios sotanos de acceso restringido. Las obras se iniciaron 1897 y concluyeron en 1902.

La luz natural entra principalmente por los grandes ventanales del primer piso y por las luciérnagas de vidrio de los techos. La distribución de los objetos expuestos y la disposición de las escaleras, salas y pasillos estaban pensadas para facilitar el acceso y el desplazamiento de los visitantes de principios del siglo XX.

En el piso inferior se encuentra la tienda y las piezas de grandes dimensiones, como sarcófagos, estelas, grandes esculturas y relieves, todas distribuidas por épocas y por temas. En el piso superior (primer piso) están las exposiciones temáticas y los objetos más delicados, como momias reales, papiros, objetos de la vida cotidiana, objetos rituales y ajuares funerarios entre otros.

En la actualidad las salas más visitadas de la colección permanente, son las que custodian los objetos procedentes de la tumba del faraón Tutankhamón, expuestos en el primer piso. En el patio o jardín de acceso, se exponen algunas esculturas, estelas y sarcófagos de piedra.

Artículo: Sara López Caiz / Moisés González Sucías.

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.