Los restos momificados del faraón Tutankhamón fueron descubiertos el 28 de octubre de 1925, después de que el egiptólogo inglés Howard Carter y su equipo, retiraran la tapa del tercer y último sarcófago del ajuar funerario que había estado sellado durante más de 3300 años, en la tumba KV62, del Valle de los Reyes. Habían pasado casi tres años, desde que el 4 de noviembre de 1922, fuera descubierto el primer peldaño que conducía a la tumba del faraón.

Tutankhamón fue el XI faraón de la Dinastía XVIII del Imperio Nuevo, por lo que su momia tiene más de 3300 años.​ Tras el descubrimiento del cuerpo, surgió un gran debate respecto a la causa exacta de su muerte.​

Esto dio lugar a numerosos estudios y pruebas médicas realizadas sobre sus restos, y gracias al avance de la medicina se pudo averiguar la verdadera edad, genealogía, y posible causa de la muerte del faraón. Surgieron teorías que afirmaban que su muerte se debía a causa de una herida de batalla, un accidente de carro y un posterior golpe en la cabeza. Pero los estudios científicos realizados entre 1990 y 2010 revelaron que el rey padeció de osteonecrosis, una enfermedad que empeoró con la malaria, causándole la muerte.

No están claras las fechas de su reinado. Una estimación aproximada, indica que gobernó entre 1355 y 1346 a.C.

Después de un examen inicial de la momia, se estimó que Tutankamón era un adolescente de entre 17 a 19 años de edad en el momento de su muerte. Por lo que se cree que se convirtió en rey con unos diez años. Durante su reinado se dedicó a la restauración de los estamentos religiosos y políticos; su antecesor, Akhenatón, había alterado muchos aspectos culturales de Egipto durante su reinado como la fundación de una nueva capital política, Amarna, y justamente una de las muchas políticas de restauración de Tutankamón fue devolverle a Memphis su estatus de capital abandonando Amarna.

Artículo: Sara López Caiz

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.