La participación de España en el salvamento de los templos de Nubia dio a conocer la egiptología de nuestro país en el mundo durante los años sesenta. Sin embargo y tras este hito, las labores de excavación se centraron, durante décadas y de forma exclusiva, en el yacimiento de Heracleópolis Magna, paralizándose tras la muerte de su director Martín Almagro Basch. Incluso el gobierno egipcio llegó a amenazar a España con la retirada de la concesión de la excavación si no continuaban los trabajos. Por tanto, de esta situación se puede deducir que la egiptología española en los años sesenta estaba todavía prácticamente por construir, con unas universidades totalmente ajenas a la misma, tanto en medios materiales como profesionales.

Con el crecimiento económico de los años ochenta y la consolidación de la economía española, una nueva hornada de arqueólogos españoles, con formación complementaria egiptológica adquirida en el extranjero, consiguió organizar exitosas misiones en Egipto, revolucionando así el panorama nacional. Aunque el capital privado hizo de la Fundación Clos pionera en la aventura del descubrimiento científico en Meidum, Sudán y Sharuna, como se expondrá en las siguientes páginas, museos como el MAN, organismos científicos como el CSIC e importantes universidades españolas pronto seguirían sus pasos de la mano de fundaciones privadas, muy especialmente de la empresa eléctrica y de explotación de gas Gaselec en Melilla o del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto (IEAE).

Algunas de las misiones españolas en Egipto han realizado descubrimientos tan importantes que su repercusión en los medios, tanto nacionales como internacionales, ha sido inmediata y muy reconocida. Los arqueólogos Myriam Seco y Manuel Galán y los egiptólogos Martín Valentín o Teresa Bedman han concedido numerosas entrevistas en prensa y televisión, en las que han expuesto el proceso de excavación y las técnicas que siguen los equipos con los que trabajan. Según declaraciones de Martín Valentín en 2015 para la secretaría de Estado de España Global, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, el equipo del IEAE trabaja con una metodología española que ha sorprendido a los egipcios, con los que trabaja “codo con codo”. Se han dado cuenta de que los equipos de arqueólogos españoles tienen una técnica muy depurada y en algunos aspectos un poquito más adelantada al resto de misiones occidentales.

Artículo: Alberto A. Vela Rodrigo

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.