Compartir

Los Petrie y su legado

Hace poco tiempo visité el Museo Petrie en Londres y, realmente, me sorprendió. Realicé cientos de fotografías que aún estoy catalogando, y comencé a indagar sobre la figura del arqueólogo que le da su nombre, Flinders Petrie.

Consultando libros (muchos de ellos están en abierto online) y páginas webs fiables, fui tomando notas de su trayectoria. Me llamó mucho la atención su esposa, Hilda Petrie, que estuvo a su lado durante tantos años, trabajando codo con codo. Así que amplié mi campo de consultas también a su trabajo.

Resultado de esas anotaciones es el presente artículo, en el que hago un resumen de la vida de estos dos arqueólogos y un breve comentario final sobre mis impresiones en el Museo. Espero que sea de vuestro agrado.

Sir William Flinders Petrie

Sir William Matthew Flinders Petrie, nació en 1853 en  Londres (Gran Bretaña).

Era hijo de William Petrie, un ingeniero  económicamente acomodado, y de Anne Petrie, la hija de un conocido explorador de tierras australianas.

En sus primeros años, debido a sus problemas de salud, recibió la educación en su casa, sin ir al colegio ni a la universidad. En el caso de la arqueología y la egiptología fue autodidacta, aunque aprendió de su padre disciplinas como naturaleza y geometría.

“Mi madre, que hablaba cantidad de lenguas extranjeras, había decidido atiborrarme la cabeza desde la edad de ocho años. Caí enfermo y el doctor ordenó dejarme tranquilo durante bastante tiempo. Iba de aqui para allá para mi gran dicha. Alrededor de  los 15 años comencé a frecuentar el British Museum, y rápidamente me supe de memoria las colecciones egipcias”. (W.F. Petrie).

Más tarde fue pupilo del arqueólogo Pitt Rivers, metódico en su trabajo y en la recogida de muestras de sus excavaciones. El trabajo de Rivers, al igual que el de Petrie, sentó las bases de la arqueología moderna.

Desde 1875 hasta 1880, Petrie trabajó en varios proyectos en Gran Bretaña, destacando su estudio de Stonehenge, del que realizó magníficos planos que fueron publicados al finalizar el citado estudio en “Stonehenge: Plans, Description and Theories”. En esos mismos años demostró su nivel de metodología en el libro “Metrología Inductiva, o la recuperación de antiguos patrones de medida a partir de los monumentos”, obra aun de actualidad. Ya en 1881 comenzó su trabajo en Egipto, con un proyecto de  medición de las Pirámides de Gizeh. Este trabajo lo inició motivado por las afirmaciones de un astrónomo de la época llamado Piazzi Smith acerca de la existencia de la “pulgada piramidal”, hecho que desmintió categóricamente Petrie con sus exactas mediciones.

Artículo: Marta Pérez Torres

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.