Compartir

El final del Segundo período Intermedio estuvo marcado por las sucesivas luchas que enfrentaron a los soberanos hiksos (XV dinastía de Manetón) que gobernaban el norte de Egipto desde principios de este periodo con capital en la ciudad de Ávaris, y los soberanos egipcios (XVII dinastía), que gobernaban el sur desde Tebas. Según Ryholt, existió un reino independiente en Abydos, que actuó como estado-barrera entre ambos bandos. Con ello, cuando se dan los primeros conflictos armados contra los hiksos, los reyes tebanos controlaban la zona comprendida entre Elefantina y Cusae, en el Egipto Medio, al mismo tiempo que llevaban a cabo una política de reconstrucción de monumentos, lo que caracterizaría posteriormente a los soberanos de la XVIII dinastía.

El interés por la conquista de territorios hacia el norte puede que estuviera impulsado en gran medida por la necesidad de los soberanos tebanos de aumentar sus recursos frente al control económico del que disfrutaban los templos.

Durante este proceso la ciudad de Tebas recuperaba su importancia junto al dios local tebano Amón, que fue adoptando una categoría nacional, llegando a sincretizarse con Re y dando lugar al dios AmonRe, considerado creador y padre del Universo. A la vez su clero fue adquiriendo cada vez más relevancia, prestigio y poder. Antes de aplicarse a la reconquista del territorio hikso, los soberanos tebanos se encargaron de establecer y afianzar su poder en el reino de Kush. Con esto es posible que Kamose, el último faraón de la XVII dinastía, conquistara Buhen, una importante fortaleza situada en la segunda catarata, como estrategia para asegurar que durante el periodo de reconquista del norte del país, las energías se concentraran exclusivamente en un frente. Paradójicamente es innegable que había nubios de Kerma en el ejército de Kamose y Ahmose, aunque no podemos decir si estaban allí de forma voluntaria o forzada, fenómeno que se explica porque muy probablemente la cultura de Kerma estaría formada por un conjunto de tribus de las cuales no todas aceptaban la autoridad del rey nubio.

Artículo: Laura Huertas López

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.