El estudio del yacimiento arqueológico necropolitano de Djebel Barkal, en Nubia, así como su comparativa con vestigios similares encontrados en Sedeinga en la última década, permite realizar una aproximación a la importancia que la arquitectura funeraria y, en concreto, la construcción de pirámides, tuvo para los faraones kushitas del Reino de Napata durante el periodo meroítico. Herederos y admiradores de las tradiciones del Reino Antiguo de Egipto, los faraones nubios construyeron templos y pirámides que todavía perduran, y cuyo estudio es fundamental para entender la visión de la vida más allá de la muerte.

La región de Nubia, localizada en Sudán del Norte, fue en su día el hogar de tres reinos Kush: Kerma (2600-1520 a. C.), Napata (1000-300 a. C.) y Meroe (300 a. C.-300 d. C.).
Kerma es el término moderno utilizado para designar al pueblo y la administración de los que fueron, muy probablemente, los primeros moradores del valle del Nilo, asentados entre la segunda y la cuarta catarata mucho antes del 7.500 a. C. y conocidos por los egipcios como Kash (de donde derivó Kus o Kush). De estas fechas se han encontrado las primeras evidencias de domesticación de rebaños, así como restos de cerámicas rojas y marrones realizadas a torno con tapa negra, un cementerio y vestigios de un primer poblado amurallado.

La abundancia de recursos naturales de la zona, rica en yacimientos de oro, madera, marfil y animales exóticos, hizo de su dominio y explotación una prioridad para Egipto. Es entre el primer y el segundo reino de Kush, cuando la zona será colonizada y ocupada por el Imperio Nuevo egipcio (1550-1069 a. C.), que se aseguraba así un flujo continuado de materias primas a través del Nilo e impedía el crecimiento de un potencial enemigo más allá de la frontera sur del país. A su llegada construyeron fortalezas para instalar guarniciones –según atestigua una inscripción de Tutmosis II en Tombos– como la del faraón Ahmose hacia 1550 a. C. en la isla de Sai, al sur de la segunda catarata.

Artículo: Alberto A. Vela Rodrigo

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.