La naturaleza y el cosmos en la religión egipcia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Cuando estudiamos como se desarrolló en sus inicios la religión del antiguo Egipto se intuye que en esos primeros momentos las creencias religiosas hubieron de estar vinculadas, como en tantas otras culturas, con los fenómenos de la naturaleza.

El hombre primitivo asistía cada día, atónito, al espectáculo que supone la contemplación de las fuerzas de la naturaleza, y es razonable pensar, que al igual que en tantas otras religiones los primeros dioses y cultos egipcios estuvieran vinculados a todos esos fenómenos que el hombre, realmente, no era capaz de comprender.

En esos primeros tiempos hubo de existir una vinculación muy estrecha entre la religión y lo natural. Parece razonable pensar que esos primeros dioses y cultos, desarrollados en los distintos lugares del valle del Nilo, estuvieran muy estrechamente vinculados con esas fuerzas, lo que explicaría el politeísmo, ya que cada fuerza de la naturaleza fue inicialmente una divinidad y habría de permanecer luego como un tributo de la misma cuando se fue produciendo el proceso de antropomorfización.

Llama la atención, en todo caso, la gran disparidad de las gentes que poblaron el valle del Nilo cuando las zonas de los alrededores se fueron desertizando dando nacimiento a lo que hoy conocemos como Desierto del Sáhara. Esa quizás sea, posiblemente, la razón de la disparidad de dioses y cultos locales que parece que existió.

Artículo: Ildefonso Robledo Casanova

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.

Último número

Síguenos en telegram

Recomendamos

La Luna de Vitruvia

Artículos recomendados

AllEscort