Compartir

En la meseta de Guiza encontramos una de las obras de arte más famosas, misteriosas e impresionantes de todos los tiempos, la Esfinge. Poseedora de su propio simbolismo e historia, este ser, protector de la necrópolis donde descansaron Keops, Kefrén y Micerinos, monarcas de la IV dinastía (2575-2465 a.C.), se yergue majestuosa desde hace más de 4.500 años.

La autoría de la Esfinge ha sido motivo de división entre quienes opinaban que fue obra de Keops, propietario de la primera de las pirámides que se edificaron en Guiza, y quienes le otorgaban el mérito a Kefrén, hijo de éste. El hecho de no poseer documentos ni inscripciones que hablen del autor de la obra, ponía más en duda quién fue el responsable de su talla. Aun así, en la actualidad cada vez son más los expertos que aseguran que el faraón que ordenó su realización fue Kefrén, ya que los edificios que acompañan a la Esfinge pertenecen a la época de este monarca.

La ciencia también ha ayudado a concretar quién fue el autor de la Esfinge, y el geólogo Thomas Aigner lo demostró en sus investigaciones en 1980 llevadas a cabo junto al egiptólogo Mark Lehner. Varios estudios estratigráficos realizados por el científico de la geología donde se ubica la Esfinge y de los bloques de caliza que se utilizaron para construir el templo del valle de Kefrén, llevaron al experto a asegurar que los bloques del templo fueron extraídos de la parte superior del cuerpo de la escultura. Por si esto fuera poco, parte de los bloques empleados en el propio templo de la Esfinge son reconocibles (por una serie de bandas de color) como procedentes de la parte de debajo de su pecho. Con estos datos se demuestra que los bloques que se iban eliminando durante los trabajos de talla de la Esfinge, fueron utilizados para la edificación de, al menos, los templos de Kefrén que se situaron junto a ella.

Conociendo estos hechos, parece más que claro que es Kefrén a quien debemos agradecerle la creación de semejante obra. Este monarca fue faraón de las Dos Tierras entre 2.572 y 2.546 a.C., y sucesor de Djedefre, hermano,al menos, por parte de padre.

Artículo: Sandra Pajares Sotillo.

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.