Compartir

Sin-título-2Los hombres y mujeres de las antiguas civilizaciones tenían un contacto mucho más directo con los animales de todas las especies que en la actualidad, incluso con las fieras, que formaban parte de su vida cotidiana.

Los pobladores del antiguo Egipto, implicados con el entorno natural de un Nilo tan fértil como hostil y temido, se fijaron en su rica y extensa fauna no solo para procurarse alimentos, sino también para trabajar el campo o como animales domésticos. Los animales eran sus intermediarios con los dioses y una metáfora perfecta para explicar la vida.

La momificación en el antiguo Egipto no sólo servía para asegurar a las personas muertas una vida en el Más Allá, sino que, también se momificaban animales de todo tipo aunque esto tenía a veces otros significados.maxresdefault

De la relación entre hombres, fauna y dioses habla la exposición temporal: Animales y faraones. El reino animal en el antiguo Egipto que podremos ver hasta el próximo 10 de enero de 2016 en CaixaFórum Barcelona.

Realizado en coproducción con el Museo del Louvre, el recorrido muestra 430 piezas entre las que se incluyen 14 momias de diversos animales y el conocido grupo de babuinos que formaron parte de la base de uno de los obeliscos del templo de Luxor, una pieza que nunca había salido del Louvre desde que se trasladó de la plaza de la Concordia al Museo en el año 1847.

Articulo: Moisés González Sucías / Eduard Mestre García

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.