Compartir

Ambas esculturas fueron halladas por Auguste Mariette, entre las ruinas de las mastabas anejas a la pirámide de Meidum. La necrópolis de Meidum se encuentra en la zona norte de El Fayum, en el límite del desierto que roza ya la zona cultivada. En ella se yergue la discutida pirámide, que empezada, al parecer, en tiempos de Huni, último rey de la III dinastía, fue terminada por su hijo y sucesor Snefru. Próximas a ella se construyeron dos mastabas, en las que fueron enterradas dos parejas principescas. Una compuesta por Rahotep y su esposa Nofret, y la otra por Nefermaat y su esposa Atef. Ambos príncipes eran hijos de Snefru.

Su importancia radica, precisamente, en que, de entre sus escombros, se liberaron obras artísticas de reconocida importancia para el análisis de la escultura y pintura del Imperio Antiguo. En una de ellas, concretamente la mastaba M6, apareció el grupo escultórico compuesto por Rahotep y Nofret.

Realizadas en piedra caliza y trabajadas en cuerpos independientes, fueron concebidas como un conjunto es cultórico. Miden unos 120 centímetros de altura cada uno, aunque la estatua de Nofret es ligeramente más alta, debido al voluminoso tocado. Los dos cuerpos están sentados en sólidas sillas de piedra estucada y pintada en color blanco, formando un bloque con la figura humana. Dispone de una zona para reposar los pies, y lleva, en la zona superior, una serie de inscripciones jeroglíficas pintadas en negro, con el nombre y los títulos de los difuntos.

Artículo: Moisés González Sucías

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.