La vida de Nefertiti está envuelta en un halo de misterio, desde su nacimiento hasta su desaparición. Su origen es incierto. Se ha especulado con que podría ser una princesa de Mitanni, o una hija de Amenhotep III y Sat-Amon. Aunque la teoría más extendida nos indica que era hija de Ay y su primera esposa (Ay era el Escriba del Rey y Padre del Dios). Su nodriza fue Tiye, la segunda esposa de Ay.

Se casó con Amenhotep IV, hacia el segundo año de su reinado. Tuvo con el rey seis hijas conocidas: Meritatón, Meketaton, Anjesepaton, Nefer-Neferu-Atón Tasherit, Nefer-Neferu-Ra y Setepenre.
Fue una mujer de gran peso en la corte de Amenhotep IV (Akhenatón). Participaba en los asuntos de estado, ya fueran de gobierno y administración, como de política exterior. Del mismo modo, era Gran Sacerdotisa del Templo de Atón, llegando a dirigir ceremonias religiosas, acto que, por tradición, estaba reservado únicamente al faraón.

En un relieve conservado en Boston, procedente de Hermópolis, está representada con corona, golpeando con una maza a los enemigos arrodillados y en otros relieves se la ve conduciendo su propio carro propio. Ambas representaciones eran exclusivas de los faraones.

Formó parte de la triada amárnica (Atón-Nefertiti-Ajenaton), y se la representaba al mismo nivel que al faraón en las pinturas y relieves. Incluso su nombre fue escrito en cartuchos reales.

En todos los hechos anteriores se ve la importancia de esta reina. Frecuentemente se ha representado como la personificación de la diosa Isis. Deducimos, por su implicación en política, que es posible que fuera ella la que instigara los cambios políticos y religiosos, y Akhenatón la siguiera, aunque es sólo una hipótesis basada en algunas evidencias, pero sin ningún fundamento histórico.

Hasta el año 12-14 del reinado de Akhenatón, Nefertiti fue reemplazada como Gran Esposa Real, por Meritatón, hija de ambos. Toda esa etapa y la posterior desaparición de Nefertiti, siguen en la sombra, como tantos otros hechos acaecidos en Amarna.

Artículo: Marta Pérez Torres

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.