Compartir

En la orilla occidental del Nilo, a unos 20 km al sur del centro de El Cairo, nos encontramos con la última representante de las Siete Maravillas del Mundo, la pirámide de Khufu (Keops para los griegos). Ésta se yergue en la necrópolis de Guiza, acompañada de las pirámides de Khaefre, su hijo, y Menkaure, su nieto, y de los recintos funerarios que acompañan a todas ellas.

El faraón Khufu, conocido antiguamente como Khnum-Khufu, ‘‘El Dios Khnum me protege’’, gobernó durante el Reino Antiguo, hacia el año 2551 a.C., y su mandato duró unos 30 años. Sucesor e hijo del faraón Snefru y de la reina Hetepheres I, fue el segundo monarca de la IV dinastía (2575-2465 a.C.).

Su pirámide fue construida después de las tres que se edificaron durante el reinado de su progenitor, y era conocida por los antiguos egipcios como Akhet Khufu, ‘‘El Horizonte de Khufu’’.

Como contrapunto a su pirámide, la más grande construida en el antiguo Egipto, del monarca poseemos únicamente, al menos hasta ahora, una pequeña estatua de marfil, de 7’5 cm, descubierta en 1903 en Abidos.

Artículo: Sandra Pajares Sotillo.

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.