Compartir

En el Oriental Institute of Chicago, los cerca de 75.000 visitantes anuales tienen la oportunidad de maravillarse con la visión de una estatua colosal del rey Tutankhamón.

Esta fantástica obra escultórica de la dinastía XVIII, nos muestra una estatua colosal de Tutankhamón (usurpada sucesivamente por Ay y Horemheb) en cuarcita policromada de 525 cm de altura.

Sin embargo, no fue así como los conservadores de la universidad de Chicago recibieron la imagen del rey en piedra del Antiguo Egipto.

Todo empieza en 1931 cuando los arqueólogos del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago encontraron fragmentos de dos estatuas idénticas de Tutankhamón, en los escombros de un templo funerario en Luxor.

Egipto se quedo en posesión de la estatua mejor conservada y dio la otra al Instituto norteamericano. Evidentemente, este momento de la historia fue muy afortunado para el Museo que ahora la posee y para los arqueólogos del Instituto que la descubrieron, pues en aquel tiempo Egipto compartía piezas con los científicos extranjeros que ayudaban a excavar en su pasado. Desde de la II Guerra Mundial, está prohibido que cualquier objeto conectado a su magnífica historia pueda abandonar el país.

Artículo: Bartomeu Egea Resino

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.