Compartir

La historia del Antiguo Egipto reconoce a tres reinas -entre muchas en tantas dinastías y siglos-, como las más influyentes, poderosas y “hermosas”: Hatshepsut, Nefertiti y Cleopatra. De esas tres, únicamente la última ha conseguido un lugar imperecedero en la cultural popular o pop culture que acrecentó su fama en el siglo veinte.

Gracias al séptimo arte, Cleopatra ha sido recordada hasta nuestros días como la bella seductora interpretada por la actriz británica Elizabeth Taylor, envuelta en un triángulo amoroso que desafiaría cualquier novela victoriana. Y es curioso, pues la fascinación por dicha reina, que poco tenía de egipcia y mucho de griega (su propio apellido, Filópator significa en griego “amante de su padre”) pocos se preguntan cuándo o dónde empezó. Si tornamos la mirada a la historia podemos saber que el interés por la fatídica quasi leyenda de Cleopatra comenzó, precisamente, desde que existió. El fin de su reinado, que culminó con el supuesto suicidio de Cleopatra hacia el año 30 d.C., marcó la caída del último “imperio” del mundo antiguo. Octavio, el primer Augusto del Imperio Romano, el primer César, anexa Egipto a los territorios romanos y con ello, marca una nueva historia para Occidente.

Sin embargo, Cleopatra no sería el primer monarca derrocado del mundo antiguo y su historia pervivió más de mil años después siendo una de las más adaptadas, escritas y representadas pictóricamente. Mujer astuta, valiente, culta, amante de la gran biblioteca de Alejandría y que, pese a lo perpetuado por la meca del cine acerca de su apariencia había conquistado a uno de los hombres más fascinantes de la antigua Roma, Julio César. Y ya que se mencionó el look de Cleopatra, cabe mencionar que descubrimientos arqueológicos recientes, muestran a una reina con un tremendo perfil griego: nariz aguileña, mentón prominente, expresión severa. No obstante, es también probable que, dado a los cánones estéticos de la época, fuera considerada realmente bella.

Artículo: Amairani Avid Nava

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.