Compartir

Una misión de arqueólogos egipcios y franceses localizó una tumba casi intacta que contenía las momias de un sacerdote y su mujer. Procede del siglo XIII AC.

En el interior de la tumba en una necrópolis de la antigua ciudad de Luxor además de dos imponentes sarcófagos policromados había cerca de mil estatuillas.

Khaled el-Anani, ministro egipcio de Antigüedades, destacó la riqueza del enterramiento y la variedad de objetos: “Encontraron una nueva tumba del periodo Ramesside con pinturas muy hermosas, pinturas en color, con una representación de la Reina Ahmose-Nefertari y su hijo Amenhotep I ambos deificados durante el período de Ramesside. Encontraron muchas piezas de interés, los hallazgos más destacados por supuesto, son los dos sarcófagos que estaban dentro de la tumba”.

Según los responsables de la excavación, en el sur de Egipto, en la necrópolis de Al-Assassifla, la importancia del descubrimiento radica en la posición destacada que ocupaba el propietario de la tumba, sacerdote en la que fue capital del Imperio Nuevo del Antiguo Egipto, pero sobre todo en el hecho de que se encuentra intacta.

Las autoridades egipcias anuncian regularmente descubrimientos arqueológicos, para contrarrestar las acusaciones de falta de rigor científico y negligencia en la conservación de sus antigüedades.

Artículo: AP