En apenas unos meses se cumplirán 50 años de la llegada del templo egipcio de Debod a España y más concretamente a la ciudad de Madrid. Reconstruido al aire libre en un parque de la ciudad, no son pocos los problemas de conservación que acusa al igual que pocas las medidas adoptadas para lograr salvaguardarlo. Pero… ¿Qué hace un templo egipcio en Madrid? ¿Cuál es la historia que hay detrás de él?

Nubia es una extensa región situada al sur de Egipto y articulada también en torno al río Nilo, concretamente entre la primera y la sexta cataratas. Se encuentra dividida en dos sectores principales, la Baja Nubia (entre la primera y la segunda catarata), y la Alta Nubia (desde la segunda catarata hasta la sexta, cerca de Jartum).

Rica en materias primas: oro, piedras preciosas, pieles, maderas, animales, incienso, etc. se mantuvo siempre bajo la influencia egipcia, siendo colonizada finalmente durante el Reino Nuevo donde los faraones se ufanaron en construir gran cantidad de templos y capillas para marcar su presencia y poder en la zona.

Es en este entorno donde se sitúa y comienza la historia de nuestro templo. Aproximadamente a unos 15 kilómetros al sur de la isla de Filé se encontraba la localidad de “Ta Hwt” que significa “el templo” y cuyo topónimo debió tomarlo del templo que se alzaba en dicha población, siendo conocida como “la ciudad del templo”. La deformación del nombre “Ta Hwt” > Dabud > Debod dio lugar al topónimo tal y como hoy lo conocemos.

Artículo: José Antonio Moya Vargas

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.