Compartir

En busca del oro liquido de los faraones. Recreación de una cerveza del antiguo egipto desde la arqueología experimental.

Una de las bebidas que más se consume alrededor del orbe es la cerveza;  la cual, por lo general, se asocia a momentos de relajación, festividad y camaradería.

Este brebaje, que acompaña a la humanidad desde hace varios milenios, cuenta con una larga y rica historia llena de leyendas y mitos que se pierden en la noche de los tiempos. Al parecer, en su origen -probablemente entre los años 10,000 y 6000 a.C.- muchos de los pueblos neolíticos del medio oriente desarrollaron métodos similares para fermentar cereales cultivados -y productos derivados de ellos- y es probable que las cerveza se haya “descubierto” al elaborar pan, ya que parte de su proceso de preparación es similar.

En el caso del antiguo país del Nilo, esta bebida fue un importante elemento de la dieta que aportó gran parte de la energía necesaria para que pudiese desarrollarse la cultura del Egipto faraónico, y fue tan apreciada que incluso se deseó continuar consumiéndose en el Más Allá. Evidencia de ello se encuentra en las ofrendas funerarias que desde el Período Predinástico (c. 5300-3000 a.C.) incluyen contenedores que se destinaron a preservar y servir h(n)kt (heneqet) “cerveza” para toda la eternidad. Ejemplos representativos de este tipo de artefactos son dos vasos cónicos de la fase Naqada II (c. 3500-3200 a.C.) que fueron descubiertos en el cementerio de Mesaeed, Naga ed-Deir, en la gobernación de Sohag, Egipto, y que se resguardan en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, en la Ciudad de México.

Cabe señalar, que esta bebida es uno de los logros gastronómicos más importantes del mundo antiguo y hasta hace relativamente poco tiempo se investiga en su justa dimensión. Por tales motivos, en este texto, que constará de dos entregas, expongo algunos de sus rasgos más característicos -tanto simbólicos como técnicos- y también presento, con el objetivo de comprender un poco más sobre sus procesos de manufactura, los pasos de elaboración de una recreación de un tipo de cerveza del Egipto faraónico, desde la perspectiva de la llamada “arqueología experimental”, que realizó Oscar Sánchez Martínez, propietario de la Cervecería Artesanal 8 Almas, junto con quien estas líneas escribe.

Artículo: Gerardo P. Taber

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.