Arte Egipcio 2.0. Una mirada al Realismo Aspectivo de Marc Erwin Babej

Cuando se visita el antiguo país del Nilo, o se admiran sus obras que se produjeron durante miles de años- que se resguardan en múltiples museos alrededor del orbe, es usual que al espectador le llame poderosamente la atención los singulares cánones del arte del Egipto faraónico.

Éstos dotan a los artefactos de un inconfundible cariz que permite identificarlos como «egipcios» a pesar de que el espectador no conozca más datos sobre el contexto arqueológico o histórico del cual proviene. La razón de que esta asociación se produzca, casi de manera automática, en la mente del espectador contemporáneo se debe a que los propios artífices de la tierra del Nilo crearon un lenguaje visual que capturó a su entorno natural -y sobrenatural- de una manera «aspectiva»; es decir, una representación idealizada de los sujetos y objetos que se figuran en un solo punto de vista constituido por múltiples vistas del mismo.En este sentido, muchos egiptólogos e historiadores del arte han, y siguen, investigando sobre el origen y desarrollo de los cánones del arte del antiguo Egipto. De entre todos estos trabajos existe uno que pasó casi desapercibido por mucho tiempo -por razones culturales, idiomáticas y de estilo de impresión- y que se constituye como una verdadera «gramática del arte egipcio»; ésta es la obra titulada: Von ägyptischer Kunst besonders der Zeichenkunst. eine Einführung in die Betrachtung ägyptischer Kunstwerke . (1919) de J. Heinrich Schäfer (1868-1957) quien magistralmente analizó y explicó la naturaleza del arte faraónico y acuñó el término: geradvorstellig «basado en imágenes frontales» para definirlo. Sin embargo, el mismo autor nunca estuvo muy satisfecho con este vocablo compuesto. De tal manera, la brillante Emma Brunner-Traut (1911-2008) argumentó y realizó el cambio de término a «aspectivo» en el epílogo (pp. 421-446) que se añadió a esta misma obra en su edición en inglés, titulada: Principles of Egyptian Art . (2002).

Artículo: Gerardo P. Taber

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.