Hace más de 3364 años se creó, a partir de un gran bloque de cuarcita roja-purpúrea, una de las más exquisitas obras de estatuaria del antiguo Egipto; la cual figura al noveno faraón de la dinastía XVIII: Amenhotep III (c. 1390-1353 a.C.). Esta escultura monolítica se conserva en el متحف الأقصر al-Matḥaf al-Uqṣur el “Museo

de Luxor”(N. Inv: J.838) en la milenaria ciudad que antiguamente fue llamada w3st uaset “la poderosa”, una de las capitales del antiguo país del Nilo durante el Reino Nuevo.

En la primera parte de este artículo (cfr.: Egiptología 2.0 N. 19, 2020: 46-53) realicé un análisis formal, iconográfico e iconológico, así como una breve historiografía del descubrimiento de esta pieza, con el fin de contar con los elementos necesarios para poder apreciarla en su justa dimensión. En esta segunda parte me avocaré a analizar la forma y el estilo de representación del propio Amenhotep III, ya que esta obra es una excelente muestra del virtuoso y cambiante arte real de finales de la dinastía XVIII (c. 1539-1292 a.C.) y de como éste se utilizó como elemento legitimador de su linaje y poder.

Artículo: Gerardo P. Taber

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.