Compartir

El templo de Luxor, situado en la orilla este del río Nilo en la actual Luxor (Tebas), fue conocido por los antiguos egipcios como Ipet-Reshut, “el harén meridional” del dios Amón. Su construcción fue llevada a cabo, principalmente, por los monarcas Amenhotep III (1391 – 1353 a.C) dinastía XVIII, y Ramsés II (1290 – 1224 a.C.) dinastía XIX. Esta construcción representaba el extremo sur de un conjunto ritual cuyo núcleo principal se encontraba en el conjunto monumental de Karnak, Ipet-Sut, situado al norte.

Este templo fue el centro de la celebración más importante de Tebas (Waset para los antiguos egipcios), el festival de la ‘Bella Fiesta de Opet’. Durante esta celebración las imágenes de la tríada tebana, Amón, Mut y Khonsu, eran llevadas desde el templo de Karnak, situado a unos 2 km, hasta el de Luxor, donde permanecían hasta que finalizaba el festival. Esta festividad se celebraba una vez al año, en el segundo mes de la inundación, y estaba vinculada con la crecida del Nilo.

Aquí, en Ipet-Reshut, el dios Amón tomaba la forma de Amón-Min, y el templo se convertía en el lugar ideal donde realizar los ritos de culminación de la fiesta Opet, los cuales estaban dirigidos a reconciliar la faceta humana del monarca con la divinidad de su cargo (Luxor era un centro de relación mística entre el faraón y Amón, donde la divinidad y el monarca se fusionaban). En palabras de Amenhotep, Luxor era “su lugar de justificación, donde él rejuvenece; el palacio del que se sale con alegría en el momento de su aparición en público, cuando todos pueden ver su transformación”.

Antes de la construcción que hoy conocemos se cree que existían en el lugar edificaciones del Reino Medio, así como una construcción de la reina Hatshepsut (1473 – 1458 a.C.) dinastía XVIII, de la cual, actualmente, sólo queda la capilla para las barcas de la tríada tebana.

Artículo: Sandra Pajares Sotillo

Si quieres leer el artículo completo, descarga la revista completa y totalmente gratuita haciendo click aquí.